The Amazing Spider-Man 2: sin spoilers y luego con spoilers. Doble sabor.


The-Amazing-Spider-Man-2-Images

En un par de ocasiones he discutido el asunto de “las expectativas”. Miren, esta es mi posición al respecto: no importan. Muchas personas me han dicho que, debido a que llegaron con bajas expectativas, una película les gustó más de lo que esperaban o que como llegaron con una portentosa erección nerd, la película nunca quedó a la altura.

Eso es caca. Caca, simple, llana y en forma de codito. La calidad de una película no va a aumentar porque estemos esperando un desastre. La calidad de la película no va a cambiar porque nos den una cátedra a lo Kieślowski o a lo Scorsese. Si nos gusta, nos gusta, si apesta, apesta. O tendrá una combinación de ambos, como el caso de The Amazing Spider-Man 2.

Ay, Jojutla
Ay, Jojutla

Debo decir desde el principio que Spidey Wardo 1 no me pareció muy buena, por lo menos en las cosas arácnidas ¿Angustia adolescente? Sí, salió muy bien ¿Romance adolescente? Sí, salió muy bien ¿Emma Stone adorable? Bueno, eso no es mérito del director ¿Con un gran poder llega una gran responsabilidad? No, no está, error 404 ¿Villano trágico? Sí, pero a pesar de ser un científico brillante, también fue lo suficientemente idiota como para poner todo su plan en video y dejarlo en loop en la Lizardcueva. Desigual, vamos. Intentaron despegarse tanto de las películas de Raimi que fue demasiado notorio.

Estoy muy anclado en la realidad. Ahora, déjame enseñarte mi nave voladora
Estoy muy anclado en la realidad. Ahora, déjame enseñarte mi nave voladora

Otro problema fue Christopher Nolan. Bueno, es a quien le van a echar la culpa de aquí en adelante, gracias a las películas de Batman. El “grim and gritty but based on reality” es algo que todavía no terminan de entender los realizadores de películas de superhéroes, porque intentan pegárselo con saliva a todas las producciones posibles. Por ejemplo, actores, productores y demás ya están diciendo que el reboot de Fantastic Four va a ser, adivinen, grim, gritty, based on reality. Porque, claro, cuatro astronautas que obtienen poderes a través de una tormenta eléctrica en el espacio es algo que está en los libros de historia de la SEP y que se puede hacer con una sensación real. Además de que, claro, los Cuatro Fantásticos, a pesar de tener momentos trágicos, son la familia por excelencia en el mundo de los cómics. No por nada The Incredibles es una maravillosa parodia/homenaje de esos personajes. Sólo vean los poderes de Jack-Jack.

Pero, regresando al mundo de Spider-Man, quisieron “anclar en la realidad” a Peter Parker. Así que su traje es comprado en eBay, la telaraña la ¿compra? ¿roba? de Oscorp, las arañas sí son especiales, pero no tan especiales y usa Bing, como cualquier adolescente de un planeta que me gusta llamar No Me Jodan.

the-amazing-spider-man-2-swing-scene-gay-sex-0430-3-4042x2695

Luego, parecía, por los tráilers, que la estética iba a repetirse. El diseño de Electro no parecía estar mal y se veía amenazante. Harry Osborn regresaba y era interpretado por Dane Dehaan, uno de los tres del cast de Chronicle (una de las mejores películas de superhéroes, basada en ningún material original), el asunto de los papás de Peter, que se exploró en algún momento en los cómics y que los ponía como espías. Y claro, Rhino, la imagen de los tentáculos de Otto Octavius, de las alas del Vulture, del planeador del Green Goblin. Pero, lo más importante, ningún indicio de que el personaje de Emma Stone fuera a sufrir el mismo destino que en el papel.

Mi primer foco de alarma se prendió después del decimoquinto clip, la trigésima entrevista, la centésima cuarta imagen que liberó el estudio. Miren, hay un sweet spot para promocionar una película y TASM 2 llegó a el, pasó de largo y cinco días después, ya estaba a siete países de distancia.

El segundo foco y que decidí ignorar, aunque volvería a morderme el culo, fue la cercanía de la función de prensa con la fecha de estreno: un par de días. Generalmente, son unas semanas, dos, una en casos muy extremos. Dos días deletrea desastre. M O O N, eso dice desastre.

Ahora, Spidey Wardo 2 no es un desastre. No en términos de taquilla. En Estados Unidos se estrenó el viernes pasado y, en total, ya lleva más de 300 millones de dólares de recaudación en taquilla ¿Los merece? No. Joder, no. La verdadera película que inició el verano y que es muy superior, es Capitán América y el Soldado del Invierno, por trama, actuaciones, interconexión con el resto de las franquicias y, francamente, porque hasta las palomitas me supieron mejor con ella.

46225

Hasta aquí pueden darse cuenta de algo: no me gustó The Amazing Spider-Man 2. Esta parte de mi opinión, hasta el final del siguiente par de párrafos, es sin spoilers. Después, lean bajo su propia responsabilidad. Resumiré lo que leerán a continuación:

Marc Webb no debería dirigir otra película de Spider-Man como lo ha hecho hasta ahora. El ir y venir de las relaciones amorosas de Peter sí es una constante, pero es más importante su lucha interna, contra si mismo y la externa, contra un montón de villanos que casi nunca quieren ser malos en realidad. El romance entre Peter y Gwen, que fue algo lindo, algo cute, algo Cutesy McCute en la primera parte, aquí empalaga y repite una y otra vez lo que ya sabemos. “Ok, ajá, ya sé que se quieren. A lo que sigue”. Los villanos: de cartón y papel. No hay un gramo de esa tragedia que le pasa a Otto Octavius en la segunda Spidey de Raimi y sí mucho de lo que pasa con Sandman y Venom en la secuela.

La trama se nota apresurada, luego lenta, luego apresurada y luego muerta, además de que son notorios los huecos en la historia que sucedieron, primero por sacar a Mary Jane Watson y luego por meter a la impresionante cantidad de cuatro villanos, aunque no todos en activo. Muchas escenas de los tráilers, que indicaban que Harry sabe que Oscorp vigilaba a Peter, nunca aparecieron y, bueno, estaban en el avance que salió dos meses antes. La película tiene un grave trastorno de personalidad, ya que de pronto se acuerda que es “grim and gritty” y después, parece tomar notas de Batman, la serie de la década de los 60. Kurtzman y Orci, que han hecho cosas muy entretenidas, como Star Trek, escribieron la tonta cháchara que llaman “guión” en esta película. Tampoco es que deban ser infalibles, pero se nota que la redactaron en la parte de atrás de la servilleta en donde escribieron el libreto de Transformers, otra bola de popó cortesía del dúo que, por cierto, ya se separó.

Electro es un villano muy decepcionante, aunque no me decido quién me bajó la erección más rápido: él, el Goblin o Rhino.

¿Tiene cosas buenas? Sí, las secuencias de acción, aunque Webb se encarga de arruinar una de las más impresionantes. La resolución del conflicto final también es satisfactoria, pero Webb, a la No Empujen, pone un final, final, final que vuelve a saber mal. Andrew Garfield es un muy buen Spider-Man y Peter y sus peores momentos se los debe al guión. Emma Stone sigue siendo encantadora como Gwen y Dane Dehaan tiene buenos momentos también.

A partir de aquí, comenzarán los spoilers.

En serio, spoilers.

De verdad, no lean si no han visto la película.

Última advertencia: here there be spoilers.

Hola, somos los autores de historias de calidad como Transformers y Sleepy Hollow
Hola, somos los autores de historias de calidad como Transformers y Sleepy Hollow

Guión

Es muy notorio que se hicieron remiendos, cambios y parches a un guión que tal vez era brillante al principio. Eso nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos es que es un completo descontrol, sin ritmo y con muchos problemas para seguir las historias que plantea. Sí, Harry está resentido con su padre (un terriblemente desperdiciado Chris Cooper), pero al mismo tiempo, resulta que se la pasó pocamadre tirándose a supermodelos en Suiza. Sí, Peter y Gwen están enamorados y juntos y, de pronto, de la nada, Peter se pone emo y decide que mejor no. Los villanos aparecen y desaparecen rápido, sin demasiados aspavientos, porque hay que guardarlos para la película de Sinister Six y pues, ni modo de quemarlos. Pasamos del romance adolescente (con dos actores que no se ven adolescentes, véase 500 Days of Summer) a la comedia simplona, al grimandgritty, al momento serio, a la profecía mal hecha y, finalmente, al exceso. Pero vamos por partes.

Amazing-Spider-Man-2

Peter/Spidey

De nuevo, Andrew Garfield es muy bueno en los dos papeles y sus problemas provienen del guión. Desde la primera historia se establece que Peter es un tipo brillante y un prodigio en ciencias, pero en esta película de pronto tiene que buscar tutoriales en YouTube para saber por qué sus disparadores de telaraña, hechos de metal, fallaban cuando Electro lo atacaba. De hecho, dedica una secuencia más larga de lo que debería a buscar una manera de llevar una carga contraria para contrarrestar los efectos y, al verlo, sabes que no la va a encontrar, porque tendría que cargar con una batería del tamaño de un 7 Eleven. Eso sí, ya usa Google para realizar sus búsquedas, porque qué pena con las visitas ¿verdad?

Ahora, hay que plantearse la pregunta ¿por qué demonios Peter sigue poniéndose nervioso cuando está con Gwen, si se supone que llevan DOS años en una relación? Digo, entiendo el appeal que seguramente algún mercadólogo mostró en una gráfica: “verán, señores, hemos notado que la gente muerde sus calzoncitos, hombres y mujeres, cuando Peter tartamudea al estar con su novia. Creo que debemos explotar eso”, pero ¿en serio? Es como si el tiempo no hubiera avanzado.

Y ese es otro de los problemas del guión: parece que no pasó nada entre la caída del Lizard y la llegada de Electro, salvo, claro, el ocasional ratero de bolsas de abuelitas y esos malosos ladrones de bancos. Es decir, no apareció ningún supervillano en dos años. Ninguno. Y, luego, de golpe, cuatro.

Spidey funciona… hasta que le dan un pésimo chiste. No es que el personaje no sea gracioso, pero parece que los guionistas no entienden esa parte de Peter: hace los chistes y se comporta como no puede hacerlo cuando no tiene la máscara. Spidey es el Tyler Durden de Peter: se ve como se quiere ver, coge como quiere coger. Por ende, su humor es sarcástico por naturaleza, ya que tiene una parte de agresión nata. Aquí es el chiste bobo (como el estornudo de telaraña en la primera), seguido de Spidey Asshole, que no es nada agradable.

Otra parte del guión que no está nada bien para Peter, es el nivel de excusas de cómic de 1969 que le da a la Tía May. El gag de la chimenea es simplemente descerebrado y, evidentemente, pone las losetas para que en la tercera película la tía muera o salga dañada y le diga a Peter que siempre ha sabido que es el amigable vecino. Además, la tía se lo insinúa “a veces tenemos razones para mentirle a nuestros seres queridos”.

Por ota parte, hay una secuencia en la que parece que Peter está empeñado en hacer encabronar a todo mundo. Se pelea con Gwen. Discute con la tía. Se da cuenta que sus papás le ocultaron la verdad. Se emputa. Va con Harry y le dice “no, no te voy a ayudar, no te voy a dar mi sangre aunque tú tengas una empresa completa dedicada al estudio de las ciencias”.

Y, lo siento, la escena de la muerte de Gwen… no lo sentí. No me conecté con él. Su actuación fue como la de un niño que intenta volver a pegar un florero que se le cayó, no la de un joven universitario que acaba de perder a la mujer que ama.

amazing-spiderman-2-dec-53

Gwen

Bueno, primero ya saben: se muere. Y es una buena muerte, muy cercana a la de los cómics, con una muy buena resolución del SNAP de las páginas.

De todos, Gwen es el personaje más coherente ¿No quieres que esté contigo? Ok. Pues adiós ¿Me mientes? Mira, al carajo, me voy a Oxford ¿Hay un problema en Oscorp? A un lado, hombre, soy científica. Sí es refrescante ver cómo una mujer toma las riendas, aunque después de un rato se regresa al “miren los ojos enormes e hipnóticos de Emma Stone. MÍRENLOS”.

Pero el guión la traiciona también ¿a qué tenía que ir a la planta? A nada. A morirse. Agarra unas llaves y aprieta un botón y luego, es la víctima del Duende. Es muy inteligente, más que Peter… pero todas sus decisiones están basadas en los desplantes que le hace o le deja de hacer el novio. Parece un modelo a seguir, pero después resulta que sigue siendo la chica atada a las vías del tren.

¿Quieres ser mi amigo?
¿Quieres ser mi amigo?

Electro

Santa mierda. SAN-TA MIER-DA. Desde las primeras imágenes de Max Dillon, algo no andaba bien Jaime Foxx, que se vlvió el nuevo BMF con Django (incluso se chingó al BMF original), acá de pronto concentra todos los estereotipos que puede acumular alguien dedicado a la ciencia, excepto que es negro. Bueno, digo a la ciencia, pero era el electricista de Osborn. uno muy hábil, sí, cuando era conveniente para la historia.

Al mismo tiempo, es el peor idiota del mundo y el más solitario. Y cuando uno es idiota, solitario, nerd y con cabello salido de La Pandilla, lo único que queda es ser obsesivo, compulsivo y apegado al héroe ¿Les suena familiar? Claro, porque lo vieron en Batman Forever, con Edward Nygma y Bruce Wayne.

La manera en la que se transforma Electro es prácticamente idéntica a la del Sandman en Spider-Man 3. Deberían poner letreros de “Fábrica de Supervillanos” en Oscorp. Si te tropiezas aquí ganas invulnerabilidad y si te pasas a esta silla, te ganas un globo y la capacidad de hablar con los escarabajos peloteros.

Su primer enfrentamiento con Spider-Man no sale mal y, de hecho, parecía que funcionaría después. Pero alguien decidió que Max Dillon, con o sin los poderes equivalentes a una batería de 9 volts del tamaño de Texas, iba a obtener también la capacidad de ser el peor ñoñazo de entre todos los villanos. Fue verdaderamente triste ver que su alianza con Harry Osborn se basaba en la promesa del Duendecillo de ser su amigo. Además, alcanza un poder casi inconmensurable en pocos minutos de película.

Hay muchos momentos infames con Electro, pero tal vez el de Doc Manhattan se quedará en los archivos del programa No Puedo Creer que lo Hayan Hecho. Miren, es azul, se recompone en el aire y, sí, no, sí, eeeeh, no, no se le ve el tilín, porque este semidiós nerd teto tiene la decencia suficiente de ponerse los bikers antes de que lo tome la cámara. Y, en la siguiente secuencia, ya tiene todo un traje, que no sabemos si se lo compró en la misma tienda que Spidey, si fue generado por sus poderes o si Goblin Jr lo tenía guardado en la cajuela del auto y si alguien le cosió el rayito del brazo. Y cuando muere, en un “PUF”, el personaje ya no nos importa.

Mención horrorífica: parece que Marilyn Manson vive en el cerebro de Electro, si no, recuerden como algo susurraba y luego gritaba cuando empieza a perder el control. Por otra parte, parece que el soundtrack se está poniendo bueno y, de pronto, resulta que es el villano haciendo música con las pipas de la planta de energía. Protégenos, San Stan Lee.

Amazing-Spider-Man-Norman-and-Harry-Osborn (1)

Norman Osborn

Miren, solo aparecí para mostrar que estoy enfermo y justificar que Harry se inyecte el suero del supersoldado y se convierta en la Abominación. Digo, el “venom” y que se vuelva el Duende Verde. Y para dejarle un USB marca Stark Industries, esperando que mi hijo tarado lo ponga en la Surface de la oficina, para que pueda salvar su propia vida. Bueno, y porque voy a revivir en la tercera película, en la escena después de los créditos, cuando maten a Harry.

Te voy a hacer malacatonche
Te voy a hacer malacatonche

Harry Osborn

Dane Dehaan en Chronicle es muy bueno. Más que bueno. Su cambio de personalidad tiene todas las justificaciones posibles. Aquí, es un mocoso insolente. Tiene un padre con el que jamás se ha llevado bien, pero que le paga todos los caprichos posibles, con un departamento legal que lo saca de cualquier problema.

Luego, parece que la enfermedad que Norman ha tenido por ¿cincuenta años? y que todavía no lo mata, va a joder a Harry en la mitad del tiempo ¿Por qué? Porque cállate, puto. Porque sí. Porque no importa que Oscorp haya prolongado la vida de Norman, parece que el tratamiento de vitaminas y minerales que le ayudó, no se lo pueden dar a su hijo. “Yo también empecé a tu edad” “Ah, bueno, eso me da solo unos cuarenta años para encontrar una cura”.

De nuevo, el sótano de Oscorp se vuelve la fábrica del supervillano. Harry se inyecta el suero creado por el padre de Peter y se transforma en la Mujer Araña, ah, ah, ah. Bueno, no. Se vuelve el Green Goblin, pero aquí pasan dos cosas completamente inexplicables (dentro del universo de la película, claro): primero, parece que en lugar de ayudarle, el venom (porque, ajá, seguro el suero ayudará a crear a Venom en el futuro) lo está matando más rápido. Entonces, cae justo frente al traje y el planeador del Goblin. El traje supuestamente da un soporte de vida… pero en el caso de Harry parece que también otorga superfuerza y granadas de calabaza que salieron quiensabededónde Tal vez las vendían en la misma tienda que el traje de Electro y aprovechó el tres por dos.

Todo el misterio de que Peter es Spidey es resuelto por Harry cuando ve que Gwen está ahí, junto a él. Se les queda viendo, primero a uno, luego a la otra y UN MOMENTO. Ahora: Harry, en teoría, ya superó la enfermedad que lo estaba matando. Ya obtuvo el suero sin tener que recurrir a Spider-Man. Ya “ganó”, porque esa era su búsqueda. Sufre una deformidad, sí, pero ya tiene tiempo para buscar soluciones. Y en lugar de ir y buscar cómo mejorar su vida, decide andar en el deslizador, riéndose unas 25 cuadras antes de llegar a la planta de energía, con una carcajada que es como de esas brujas de juguete que se activan por movimiento y que venden en Halloween en Sam’s Club, es decir, desde junio. Decide vengarse de Peter porque le mintió. No por haber puesto en peligro su vida y después ir a decirle “te voy a dejar morir, negro”. No. Por mentirle.

Lo bueno: su escena final, que pudo ser mejor. Está muy bien que su transformación sea intermitente, pero cuando le preguntan “¿cuántos quiere reclutar para darle a Spidey por el culito?”, desperdiciaron el momento, ya que pudo haber dicho “SEIS” y todo mundo se habría venido un poquito. Bueno, la mitad de la sala. Ok, 10 de los 120 que caben.

Y después de los primeros cinco minutos que está en pantalla, es notorio que estamos viendo a “Leonardo DiCaprio con descuento del 40%”.

rhino-sp

Rhino
“Ayam di rrrraino, ayam rrrrroshan, aijav ei veri tic accccsen” ‘Nuff said.

No lo vuelvas a hacer. NO.
No lo vuelvas a hacer. NO.

He leído opiniones que dicen que esta es la mejor película de superhéroes que se ha filmado, que de verdad captura la esencia. Y, no. Miren, no. Miren, no mamen. Es un desastre por donde lo vean, un barco que hace agua por todos lados y que intenta salirse de la situación contando chistes, como ese cuñado borracho y pendejo que muchos tienen. Visualmente, es grandiosa, pero solo por momentos y la cinematografía no es tan buena cuando la secuencia no es de acción. El romance entre Peter y Gwen hizo que casi aplaudiera cuando se muere, porque por lo menos esa melcocha ultrasobada ya no la volveremos a ver. Los villanos, que son débiles como un fideo recocido, hacen que me den ganas de no ver Sinister Six cuando la estrenen, con todo y que la dirige Drew Goddard. Después de esto y de compararla con Capitán América 2, es claro que en Marvel/Disney saben lo que están haciendo y en Sony no. No van a regresar la franquicia en mucho tiempo a las manos del estudio y por eso están atascando el universo Spidey con todas las películas posibles. Y es una lástima, porque me encantaría ver qué hace Marvel con su héroe #1.

Dos perros tontos van a los Oscar

2-Stupid-Dogs-psd43604

Porque no son “los Óscares”, por mucho que los medios se los digan. Este año, vamos a hacer el comentario paralelo a los Premios de la Academia y están invitados. El enlace se hará por Skype, así que solo tienen que agregar mi cuenta y listo.

En esta ocasión me acompañará Ulises Guzmán, aka Moloko Vellocet, quien vive para dos cosas: cine y comida chatarra. Vengan y escuchen nuestras terribles observaciones y quédense perplejos cuando uno de nosotros o los dos, desaparezcamos para ir al baño.

Agreguen a sad.cucurucho en sus cuentas de Skype. La transmisión comienza a las 6:53, aproximadamente. Si no han visto las películas, no se preocupen: se las vamos a spoilerear todas. Lo único que les pedimos es que le pongan “mute” a su micrófono cuando comience la ceremonia, porque somos lo suficientemente ególatras como para querer que solo se escuchen nuestras voces.

Ah, y seguramente también estaremos escribiendo cosas en Twitter.

Mongo of Tomorrow

MAN OF STEELLa segunda parte de un podcast que se grabó hace seis meses está aquí. Escúchenlo con Choco Milk y dejen sus comentarios.

 

 

 

Suppamongo

suppa

En un completamente anacrónico episodio de Mongo que se grabó hace medio año, hablamos de Man of Steel y nos acompaña Moloko_Vellocet. Después de la segunda parte la próxima semana, The Day of The Doctor.

 

 

Lo que pienso en las últimas horas de 2013

8

Hace un par de meses hablé muy públicamente de mi estado emocional, algo que, en realidad, no hago casi nunca. Escribí acerca de mi abuelita y de un gran tipo, de su pérdida y de lo realmente deprimido que estaba. Tal vez conozcan la sensación. Te mueves, pero como en una de esas bandas sin fin del aeropuerto. Comes, pero es para llenarte. Sonríes, pero no es una sonrisa completa. Y te levantas de la cama, fumas, juegas algo en el celular, tomas una foto y la compartes porque… pues esa es la rutina. Eso es lo que haces. Eso es lo que hacías. Lo continúas porque sí, porque ahí está.

También hablé del genial Ricky Gervais y de Derek, la serie que en este momento pueden ver en Netflix. Mucho de lo que me ayudó este año, tuvo que ver con los extraordinarios trabajos de ficción que realizaron este tipo de personajes entrañables y admirables. Antes y después de todo lo que pasó. El entretenimiento puede servir como eso, como algo en lo que estás, mientras estás en lo otro. Mientras te sientas en una silla a hacer nada, a rumiar. A tomarte un refresco de dieta porque ya hasta tú te ves a ti mismo muy gordo o a jugar un par de niveles de un videojuego mientras recuerdas una voz, un rostro amable o una anécdota. O mientras piensas que todo está mal, seguirá mal y se pondrá peor porlossiglosdelossiglosaménpodéisirenpazlamisahaterminado.

Pero varias de estas cosas, varias de estas películas tontas, sin sentido y sencillamente demenciales, varias de esas series diseñadas para niños y adolescentes que me arrancaron las lágrimas más de una vez, esos libros en los que un dios prehispánico renace y se enfrenta a una suerte de samuráis telépatas chilenos me fueron dejando algo. No lo noté al principio, pero “la cosa” era acumulativa. Un katamari, si gustan, que iba recogiendo un poco de aquí, un tanto de allá. No eran “enseñanzas” per se y en realidad se resumieron en un solo asunto: gozo.

El gozo es algo complicado de obtener cuando estás deprimido. De nuevo, todo es una película muda, en blanco y negro, en ruso y sin subtítulos. Estas perdido en la traducción, porque el lenguaje del gozo es uno y el de la depresión es otro y la traductora de María Victoria Llamas no está disponible. No can do, oh no sir. Quieres entrar, pero no puedes entrar. Y miren, no es necesario que alguien de su familia muera. Uno puede caer en ese limbo cuando la novia se va, cuando no encuentras el sentido de la vida o cuando te enteras de cualquier cosa que te rompe el corazón. Simplemente, es una montaña que no puedes escalar y que está ahí, viéndote a la cara con el mismo rostro inamovible y eterno. Es un gigantesco MEH en el alma que no te puedes sacudir.

Y entonces vi Pacific Rim. Fui niño de nuevo y no me detuve a pensar en puñeteces (o puñeterías) como los hoyos del guión o si el CGI o si la música. Reí, aplaudí, grité. Saliendo del cine, ajá, hice las llamadas acostumbradas: “¿Cómo va todo?”; “Sí, yo paso mañana”, “Dile que le mando saludos”. Leí Hackers de Arcoíris y me divertí cazando referencias, me sentí idiota por no conocer otras, me dediqué a ponerles cara y ojos y cabello a los personajes. Y The World’s End, que me hizo sentirme completamente nostálgico y que también ablandó mi actitud hacia los excompañeros de la secundaria que siguen pidiendo una reunión. Vi Derek y lloré y lloré y reí. Me senté en una sala de cine a ver un capítulo de 75 minutos de una serie que comenzó a transmitirse hace 50 años y que tiene fans de todas las edades. Me reí en complicidad con una británica de más de 60 que llevaba a su nieto a ver The Day of The Doctor, solté el “nomamesnomamesAAAAAAAAH” más sincero de mi vida al ver las cejas de Peter Capaldi por medio segundo en una pantalla de cine. Y vi el avance de Sherlock, el avance de Spidey Wardo 2, el avance de Gojira, el final de Breaking Bad. Vi muchas veces Wreck-it Ralph y muchas veces Back to the Future.

Y entonces te llega, como en un susurro, la verdad. El mundo no puede ser tan terrible. Sí, en el mundo pasan MUCHAS cosas malas, a veces a nosotros y otras a personas que no conocemos. Pero eso no quiere decir que todo el planeta esté mal. Mañana (hoy, si leen esto después de las 23:59) la eterna maquinaria de corrupción hará que pagues más por tu refresco y tus Sabritas y el metro cuesta 5 pesos y jamás lo veremos mejorar en ningún sentido. Pero… el mundo no es malo. Porque recibes llamadas que te dan alegría, porque a pesar de que tal vez no vuelvas a ver esa sonrisa, a escuchar esa voz, tuviste la oportunidad de hacerlo. Porque el dolor de verdad no dura para siempre, a menos de que queramos que así sea. No es que te dejen de importar las personas que se van, es que te adaptas, sigues.

Hoy por la mañana, por casualidad, me topé con un GIF en Tumblr. Dije: “voy a ver ese video al rato, porque siento que me hará bien”. Lo busqué y aquí está, en este link, justo en la parte de la que quiero hablar.

Todavía no den clic.

Talia Castellano, de quien no sabía nada hasta hoy, fue diagnosticada con dos tipos de cáncer. No se pregunten si eran agresivos o no, invasivos o no o en cuál etapa estaba cada uno. Son dos versiones de una de las enfermedades más desgastantes de la historia. Uno de sus sueños, era ser maquillista profesional, así que lanzó su propio canal de YouTube, en esta maravilla que se llama Internet y, con quimio y todo, sin cabello, daba tips de cómo maquillarse. Y, encima de todo, lo hacía de maravilla. Su segundo sueño, era conocer a Ellen Degeneres (eso es lo que está en el video) y también lo hizo.

Den clic.

Guau, dije. Porque, verán, esto de la depresión es, además, muy casquiveleto. Uno se deprime por lo que sea. En serio. Ya no me llamó: depresión. Ya se acabó: depresión. Ya no alcancé: depresión. Ay, mi helado: depresión. Oh, no, acabo de darme cuenta de que soy depresivo: depresión. No minimizo la de los demás, pero la mía puede alcanzar niveles ridículos. Y esta niña, con dos tipos de cáncer encima, con la terrible y debilitante terapia, con una cabecilla calva y un físico frágil en los años en los que, ah, cómo nos preocupa tener buen cabello y estar delgados, pero no tan delgados, con la adolescencia en pleno, dice, cuando Ellen le pregunta cómo se mantiene tan positiva:

“Lo que le digo a la gente es ¿qué quieres que haga? ¿Que esté deprimida? Además, un pececito me dijo: sigue nadando, solo sigue nadando”

Ellen es la voz de Dory en Finding Nemo y lo que fue traducido como “nadaremos, nadaremos” en el original es “just keep swimming, just keep swimming”. Es un mensaje de esos maravillosos que tenía el Pixar de hace unos años y que están por ahí, esperando a que alguien lo tome y mejore su vida con ello. Porque sí, la idea es seguir nadando. Solo seguir nadando. Y si una pequeñita, que murió en julio de este año, con todas las desventajas y calamidades que tenía encima, pudo seguir y hacerle una trompetilla a la depresión y simplemente, seguir nadando, hey, este manchild, este patizambo sin coordinación alguna, también puede. Porque todo lo que tengo que hacer es recordar que me recibían con gusto, que fui querido, que di el mismo cariño en correspondencia. Porque mi abuelita se encargó de dejar el mundo mejor de lo que lo encontró y, coño, yo quiero hacer lo mismo. Así que, depression schmession y a vivir.

Les deseo que el siguiente año, el siguiente ciclo, la próxima temporada, sepan como quitarse los obstáculos del camino, puedan tomar decisiones favorables, tengan amor, pan, pasteles y si no, estofado vegano. Que sean felices, vamos. Y si sienten que no es posible, que la tristeza es mucha, que por más que mueven las piernas no avanzan, recuerden. Just keep swimming.

Alex Serna

31 de diciembre, 2013

Mongo: Doctor Who, el regreso

beimage.asmx

Aquí tienen este maxiepisodio en el que hablamos de la temporadas más reciente de Doctor Who. Vayan, escuchen, dejen comentarios y nos vemos mañana en el cine.

Para quienes van a Cinemark Reforma, hay un mensaje al final. Salú.